44.6 F
New York
Friday, December 9, 2022
spot_img

Alcalde De Blasio ordena que empleados del sector privado en NYC se vacunen antes del 27 de este mes

La aparición de la variante ómicron en NY genera nuevos temores y otras acciones preventivas.

Por: Fernando Martínez
Fuente eldiariony.com

La presencia aún a paso lento de la variante ómicron del COVID-19 en la ciudad de Nueva York está impulsando  ‘ataques preventivos’ por parte de las autoridades con nuevos mandatos de vacunación, esta vez con incidencia en los más pequeños y en toda la fuerza laboral del sector privado. 

El alcalde Bill de Blasio anunció este lunes el primer mandato de vacunación en el país dirigido a todos los trabajadores del sector privado, una orden que entrará en vigor el próximo 27 de diciembre y que impactará a aproximadamente 184,000 empresas en la Gran Manzana.

“Desde los mandatos en el lugar de trabajo hasta los incentivos de $100 y las ofertas de vacunación móviles y en el hogar, ningún lugar del país ha hecho más para poner fin a la era de la pandemia Y si aún no has dado este paso: no hay mejor día que hoy para defender tu ciudad”, exclamó el mandatario.

 

La Alcaldía emitirá una guía adicional de cumplimiento y opciones razonables el próximo 15 de diciembre, junto con recursos adicionales para apoyar a las pequeñas empresas, con la implementación de la nueva orden.

Los niños también en ‘la mira’

De Blasio también anunció otra orden que afectará a los más pequeños: A partir del 14 de diciembre los niños de 5 a 11 años deberán comprobar que tienen al menos una dosis de inmunización para poder participar en actividades en espacios interiores, como restaurantes, teatros y cines.

Pero eso no es todo… estos pequeños también deberán vacunarse para poder participar en actividades extracurriculares de alto riesgo, como deportes, bandas musicales, orquestas y danzas. Este requisito para la dosis inicial igualmente entrará en vigor el 14 de diciembre.

 

Un punto que pone en un resaltado especial a esta política, es un aumento en las tasas de casos positivos en COVID-19 entre los niños de 5 a 11 años en las últimas semanas.

Y hay otro mandato que afecta a los adolescentes de entre 12 a 17 años, y es que desde el 27 de diciembre será obligatorio que muestren un comprobante que han recibido dos dosis de vacuna, en lugar de una. Excepto aquellos que hayan recibido la vacuna Johnson & Johnson.

El Alcalde anunció además una expansión del programa ‘Key to NYC’, que obligará a los clientes de restaurantes, gimnasios y sitios de entretenimiento como cines y teatros, a mostrar pruebas de vacunas antes de ingresar a estos establecimientos.

 

Las autoridades municipales destacaron una vez más que la nueva variante del coronavirus, ya presente en 38 países, no plantea escenarios de cierres comerciales y suspensión de actividades. Pero señalan que seguirán convirtiendo a la vacuna en su arma más “expansiva”, ante la posibilidad de que se generen nuevos brotes de la infección.

“Fíjense lo que hemos visto en Alemania que han anunciado nuevos confinamientos y medidas de cierre ante una nueva ola del virus. Nosotros en Nueva York seguimos adelante con nuestra agenda de normalización. Por eso ahora dependemos más que nunca de quienes no se han inmunizado”, repitió De Blasio.

Estos nuevos mandatos se producen no solo cuando se estima que más del 85% de los trabajadores de la Gran Manzana del sector privado en el área de servicios ya se han inoculado, sino cuando tribunales federales han bloqueado temporalmente mandatos similares instituidos por el presidente Joe Biden para que entren en vigor en todo el país.

 

De Blasio confía en que este mandato sobrevivirá a desafíos legales similares que pueden estar en camino “porque es universal”.

Una dosis de dudas en el sector empresarial

La Ciudad no ha sido la única que ha dado incentivos económicos para “mover” la inyección, en algunas corporaciones también han ofrecido bonificaciones a sus trabajadores que presenten su prueba de inmunización.

“Obviamente no nos obligaron, pero nos ofrecieron un bono extra que aparecería en el próximo cheque, lo cual está bien porque finalmente nosotros trabajamos con mucho público”, comentó a El Diario una cajera de la cadena de supermercados Whole Foods.

 

El propio mandatario municipal reconoció el gran nivel de cooperación del sector privado al poner en práctica las medidas existentes de Key to NYC: han sido muy pocos los locales o empresas que han sido sancionados.

En el sector empresarial de la Gran Manzana ya se generaron algunas reacciones adversas. Kathryn Wylde, portavoz de ‘Partnership for New York City‘ que agrupa a varias corporaciones dijo que estaba sorprendida por el anuncio.

“Nos sorprendieron. No hay advertencias, discusiones, ni cómo se aplicará, ni idea de si es legal o cómo se espera que cumpliremos”, reaccionó a medios locales.

 

Aproximadamente la mitad de los empleadores de oficinas de Manhattan han promulgado mandatos de vacunas, aunque algunas políticas incluyen opciones de prueba y exenciones médicas y religiosas.

“Un receta probada”

El Dr. Dave Chokshi comisionado del Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) consideró que incluso antes de la aparición de ómicron, se había visto la escalada del número de casos de Delta en las últimas semanas.

“Se han más que duplicado, desde el reciente punto más bajo a principios de noviembre, aumentando en todos los distritos y todos los grupos de edad. Es por eso que los pasos audaces que estamos anunciando son necesarios y vitales”, dijo el principal médico de la Ciudad.

 

En este sentido, las autoridades de la Gran Manzana destacan que los mandatos obligatorios de los fármacos contra el COVID-19 funcionan, especialmente cuando se unen a esfuerzos para generar confianza y aumentar el acceso a las dosis.

“Ya es una receta probada con nuestros trabajadores de la salud, el personal escolar y los empleados públicos. Ahora es el momento de que el sector privado dé un paso al frente y haga lo mismo”, acotó Chokshi.

Entre tanto, el defensor del pueblo Jumaane  Williams apoyó las nuevas medidas pero las califica como “tardías”. En adición, exhortó a la gobernadora Kathy Hochul a dictar medidas ejecutivas en todo el estado ante el riesgo que significan las movilizaciones y las reuniones familiares en estas fiestas.

 

“Es fundamental expandir estas pruebas de vacunación en todo el estado, además de los requisitos de enmascaramiento generalizados. Tenemos las herramientas y la capacidad para prevenir otra oleada mortal del virus”, consideró.

Aunque sigue siendo presionada por líderes electos de Nueva York para que dé un paso en medidas adicionales, ante la aparición de la variante ómicron, la Gobernadora en su actualización diaria de la pandemia solo insistió encarecidamente a los neoyorquinos que se inyecten.

“Vacúnese si aún no lo ha hecho. Reciba su refuerzo si no lo ha hecho. Anima a los demás a que se pongan la inyección y usen la máscara. Aunque estamos alertas no estamos en el mismo sitio que hace un año”, acotó Hochul.

La trabajadora de la construcción dominicana, Paulina Cordones se muestra en sintonía con los mandatos de vacunación. (Foto: F. Martínez)

Un difícil consenso

Difícilmente en las calles en algún momento existirá un consenso por las directrices ejecutivas que ponen sin opción cada vez a un mayor número de neoyorquinos a ‘saltarse’ este requisito para ingresar a espacios de entretenimiento. Y desde hace un par de meses, para mantenerse en sus sitios de trabajo.

La trabajadora de la construcción dominicana Paulina Cordones, quien ya está ‘full’ vacunada, celebra desde su rutina diaria, en una esquina de Manhattan, que sigan anunciando medidas que motiven u obliguen a los neoyorquinos a vacunarse.

“Nunca vamos a salir de esto si hay gente que no se quiere vacunar. Es la contribución de todos para terminar con esta pandemia. Hay facilidades, se ha comprobado que son efectivas, entonces no queda más que lamentablemente obligar a quienes no quieren”, indicó.

 

En contraste con esta opinión, el neoyorquino de origen ecuatoriano Jesse Heinz aunque está desempleado se opone a que las vacunas sean obligatorias.

“Me parece que solo deben cumplir este mandato quienes tienen enfermedades, que están mal por otra razón, pero poner entre la espada y la pared a todo el mundo no me parece. Debe existir algo de respeto por las decisiones personales”, concluyó.

Resumen del nuevo mandato en NYC:

  • A partir del 27 de diciembre, todos los empleados de empresas del sector privado deben haber recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19. Este requisito no se limitará a las empresas de determinadas industrias ni se basará en el tamaño de la empresa. Se anunciarán más detalles de este requisito el 15 de diciembre.
    • A partir del 14 de diciembre, los niños de 5 a 11 años deberán presentar un comprobante de vacunación para las actividades públicas en espacios interiores. Deben demostrar que han recibido al menos una dosis de una vacuna.
    • A partir del 27 de diciembre, las personas mayores de 12 años que participen en actividades públicas en interiores deberán demostrar que han recibido dos dosis de la vacuna Pfizer o Moderna, o la única dosis de la vacuna Johnson & Johnson.

Omicron da pasos, la vacuna corre

    • 10 casos confirmados de la variante ómicron del coronavirus en el área triestatal, de los cuales 7 se registran en la Gran Manzana. Las autoridades de Salud tienen la certeza que las transmisiones comunitarias continuarán.
    • 12.5 millones dosis de vacunación se han administrado en la Gran Manzana.
    • 6.5 millones de neoyorquinos, incluido el 89% de los adultos, han recibido al menos una dosis. 125,000 niños de entre 5 y 11 años ya han recibido al menos una dosis, según datos de la ciudad.
    • 108,000 vacunas se aplicaron en los últimos tres días en NYC incluidas alrededor de 63,000 dosis de refuerzo. El DOHMH destaca que estás dosis suelen ser “relevantes” ante la aparición de la nueva variante.
    • 1.2 millones de dosis adicionales o de refuerzo que se han administrado en la Gran Manzana.

Últimos artículos

Related articles

%d bloggers like this: