Contagios subieron en Nueva York tras reuniones navideñas; adictos en centros de rehabilitación los próximos a ser vacunados

0
80

El personal médico en general, forenses y algunos trabajadores funerarios también están en la lista de prioridades

Avanza la inoculación

Fuente eldiariony.com

Por: Redacción

El porcentaje de neoyorquinos que dieron positivo por coronavirus saltó de 5.8 a 8.3% durante el fin de semana largo de Navidad, reveló ayer el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Durante una conferencia de prensa virtual desde Albany, Cuomo dijo que el estado esperaba recibir una combinación de 259 mil dosis de las vacunas Pfizer / BioNTech y Moderna, y que los adictos en instalaciones de rehabilitación residencial estarán entre los vacunados contra el coronavirus esta semana.

Además de los empleados en centros de atención de urgencia y las “personas que están administrando las vacunas COVID-19, por razones obvias”, el gobernador dijo que las vacunas se darían a los residentes de OASAS, la oficina estatal de servicios y apoyo para adicciones.

La agencia administra 12 centros de tratamiento en todo el estado, con cinco ubicados en la ciudad de Nueva York o sus alrededores, y también certifica y monitorea “cientos” de instalaciones privadas, según su portal.

“Estas son instalaciones de congregación. Las instalaciones colectivas son problemáticas. Ahí es donde tienes a mucha gente concentrada”, dijo Cuomo. “Los asilos de ancianos son obviamente los más problemáticos porque se congregan más personas mayores y vulnerables”, añadió.

Los residentes y el personal serán vacunados en los centros de rehabilitación estatales y privados, así como en las instalaciones administradas o autorizadas por la Oficina para personas con discapacidades del Desarrollo (OPWDD) y la Oficina de Salud Mental (OMH), según el Departamento de Salud del estado (DOH).

El personal de servicios médicos de emergencia, los examinadores médicos y forenses y algunos trabajadores funerarios también recibirán vacunas, dijo una portavoz del DOH.

Luke Nasta, director de la Asociación de Proveedores ante Abuso de Sustancias de Nueva York (ASAP), dijo que el grupo sin fines de lucro había presionado para que los pacientes en rehabilitación recibieran vacunas. “Al principio nos pasaron por alto. Logramos la atención (…) y el gobernador Cuomo actuó de manera apropiada”, declaró al New York Post.