March 28, 2020
  • March 28, 2020
Breaking News
  • Home
  • NOTICIAS
  • Histórica votación en EEUU: Donald Trump será sometido a un juicio político

Histórica votación en EEUU: Donald Trump será sometido a un juicio político

By soybachatero on December 18, 2019
0 275 Views

WASHINGTON.- Donald Trump se convirtió en el tercer presidente de la historia de Estados Unidos en afrontar un juicio político. En una histórica votación, el pleno de la Cámara de Representantes, dominado por los demócratas, aprobó los cargos contra el mandatario que tenían el visto bueno del Comité Judicial de la Cámara: abuso de poder y obstrucción al Congreso en el caso Ucraniagate.

La holgada mayoría demócrata garantizó que se aprobara por mayoría simple la acusación. El juicio político se desarrollará en el Senado, controlado por los republicanos, por lo que probablemente Trump supere el impeachment. En esa Cámara se necesita una mayoría reforzada de dos tercios (67 de 100) de los senadores para destituir al presidente, algo que nunca pasó; además, actualmente los republicanos controlan esa cámara.

“Cuando la gente recuerde este asunto, quiero que lo entiendan y aprendan de él para que nunca le ocurra a otro presidente en el futuro”, escribió Trump en Twitter antes de la votación. “¿Pueden creer que hoy seré sometido a juicio político por la Izquierda Radical y los Demócratas Inútiles, y no hice nada malo? Qué cosa tan terrible”, fue otro tuit.

La moción de enjuiciar a un presidente dividió al Congreso de manera muy similar a como ha dividido a la nación. De Alaska hasta Florida, miles de ciudadanos salieron a las calles para manifestarse a favor del impeachment el martes por la noche. Los manifestantes portaban carteles que decían “Salvemos la Constitución” y “Trump es un criminal”.

Trump está acusado de presionar al gobierno de Ucrania para que investigue a sus rivales políticos, y de obstruir al Congreso porque en todo momento se negó a cooperar con las investigaciones del legislativo.

Este es un repaso a los sucesos que han llevado a Estados Unidos a este momento de máxima tensión y lo que puede pasar ahora:

¿Qué desencadenó el proceso?

Todo comenzó con una denuncia anónima realizada a través del canal interno del espionaje de Estados Unidos. Un miembro de los servicios de inteligencia denuncia que Donald Trump ha coaccionado al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

El ejemplo más concreto de esa presión era una llamada telefónica del 25 de julio, en la que el republicano pidió insistentemente a Zelenski que iniciara dos investigaciones que podrían beneficiarle de cara a las elecciones presidenciales de 2020: la primera tenía como objeto a Hunter Biden, hijo del aspirante demócrata Joe Biden, por sus negocios en Ucrania mientras su padre era vicepresidente norteamericano. La segunda, indagar en la teoría de que Ucrania estuvo detrás de la injerencia exterior en las elecciones de 2016, una teoría desacreditada por el propio gobierno norteamericano, pero que sigue viva entre la derecha conspirativa.

Como medida de presión, Trump recurrió a la ayuda militar prometida a Ucrania (un aliado estratégico para la contención de Rusia en Europa), que había sido retenida, y una invitación a Zelenski a la Casa Blanca.

¿Cuáles son los cargos de los que es acusado Trump?

Los dos artículos del impeachment son abuso de poder y obstrucción al Congreso. Según la primera acusación, Trump presionó a un gobierno extranjero utilizando su poder para obtener un beneficio político particular para ser reelegido. Además, se le acusa de torpedear la investigación, ordenando a los miembros de su Administración que no participaran en las citaciones del Congreso ni entregaran la documentación pedida.

¿Cuáles son las pruebas?

Antes de que Trump y Zelenski mantuvieran la primera conversación telefónica en julio pasado, Estados Unidos había congelado un paquete de 391 millones de dólares de ayuda a Ucrania. Según declaró ante la Cámara de Representantes el embajador ante la UE, Gordon Sondland, el dinero y la invitación a Zelenski eran un arma negociadora de la Administración Trump. Él mismo intermedió en la coacción. Sondland señaló al abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, como mediador de estas órdenes. Además de los testimonios, un intercambio de mensajes de texto recoge el debate de diplomáticos estadounidenses sobre la conveniencia de la supuesta campaña de presión.

Respecto al cargo de obstrucción, los legisladores demócratas argumentan que se enfrentaron a “un desafío sin precedentes” del presidente durante la investigación previa a la acusación. Los comités invitaron a testificar a los funcionarios de la Casa Blanca, pero estos se negaron en acudir a las sesiones alegando que el proceso era “completamente infundado” e “injusto”.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

El impeachment es un juicio político en el que la Cámara de Representantes acusa y el Senado juzga. En el Senado se desarrolla el juicio político propiamente dicho y se vota el veredicto final. Para que se destituya a un presidente se necesitan dos tercios de los votos de la Cámara alta (67 de 100 senadores). Los republicanos controlan el Senado con 53 legisladores, frente a 47 demócratas, incluyendo a dos independientes, por lo que una veintena de senadores republicanos tendrían que votar en contra del presidente de su partido. De momento se trata de un escenario impensable, pues no ha habido fisuras en la defensa de Trump. El propio líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, ha reconocido sin ambages que piensa coordinar toda la gestión del proceso con la Casa Blanca.

¿Qué consecuencias políticas tiene el proceso?

El efecto de este impeachment es incierto tanto para Trump como para los demócratas. Trump es el primer presidente que se presenta a la reelección después de sufrir un proceso de destitución, por lo que se desconoce si puede tener repercusiones en ese aspecto. Además, son tan pocas las acusaciones contra presidentes que no se pueden sacar conclusiones. En el caso de Bill Clinton, después de someterse en 1998 a un proceso de destitución por el caso Lewinsky, el demócrata subió su índice de popularidad hasta el 73% y los demócratas incluso ganaron escaños en las elecciones legislativas de aquel año.

En el otro ejemplo reciente, la opinión favorable sobre Richard Nixon en 1974 cayó abruptamente hasta el 23%. Cuando los legisladores iniciaban las investigaciones para el impeachment por el caso Watergate, el republicano dimitió, lo que evitó que se llegara a un escenario como el de este miércoles.

Trump llegó a esta votación con unos índices de popularidad en torno al 42%, una cifra que se ha mantenido casi intacta desde que comenzó el proceso. Según las últimas encuestas, el 48% del país se opone a la destitución, mientras que el 47% la apoya.

Advertisements
%d bloggers like this: