May 26, 2019
  • May 26, 2019
Breaking News
  • Home
  • MAS
  • SALUD
  • Guía de alimentos de otoño para cuidar tu salud

Guía de alimentos de otoño para cuidar tu salud

By soybachatero on October 16, 2018
0 149 Views

Los alimentos de otoño están diseñados por la naturaleza para dotar al cuerpo de los nutrientes necesarios con el fin de hacer frente, no solo al cambio de estación, sino a la llegada de las lluvias y de la bajada de temperatura. Al fin y al cabo, es el momento en el que hay que decir adiós al buen tiempo y a las horas de luz, que se reducen.

Estos cambios no solo tienen impacto en la salud física sino, muy especialmente, en la psicológica. A partir de septiembre se agrava la denominada astenia, que en muchas personas produce una enorme tristeza sin motivo aparente.

¿Cómo seguir una saludable dieta de otoño?
Aunque el calor no se haya ido del todo, las dietas otoñales con productos de temporada están pensadas para hacer esa transición más llevadera. A continuación, exponemos los principales alimentos de temporada y sus características nutricionales.

Calabaza
Constituye la verdura por excelencia de esta temporada y el ingrediente esencial en cualquier comida sana de otoño. La calabaza se diferencia por fomentar la creación de glóbulos blancos, que son las defensas del cuerpo encargadas de que este no enferme.

La flor de la calabaza evita la oxidación del denominado LDL. Dicho de otra manera, retrasa los efectos del envejecimiento, además de fomentar la producción de las enzimas reparadoras y anticancerosas del organismo. Por otra parte, es muy rica en calcio y fósforo, por lo que resulta muy beneficiosa para los huesos de niños y adolescentes, así como para preservar la salud de las embarazadas.

Castañas
Un delicioso fruto seco que puede comerse crudo (aunque hay que tener cuidado para que no siente mal al estómago), asado o al horno. En cualquier caso, este superalimento está formado por agua, carbohidratos complejos, algo de grasa, un poco de proteína vegetal y, sobre todo, mucha fibra, varias vitaminas como la E y minerales.

Este fruto seco es ideal para tener unos huesos y dientes sanos, especialmente después de haber sometido a estos últimos a alimentos congelados o muy fríos, propios del verano. A su vez, el elevado contenido en minerales de las castañas cuida del sistema nervioso, contribuyendo a su buen funcionamiento y a prevenir ciertas enfermedades.

Setas
Las setas son un alimento que estimula el sistema inmune y paraliza el crecimiento de tumores malignos, ya que sus propiedades nutricionales poseen efectos antivíricos y anticancerígenos. Se trata, por tanto, de un alimento muy saludable, propio de la época otoñal.

Además de un alto contenido en agua, las setas proporcionan proteínas de alto valor biológico a través de sustancias que, una vez dentro del organismo, pueden ser sintetizadas y convertidas en vitamina D. Esto significa que es otro buen alimento para huesos y dientes.

Así mismo, estos hongos son ricos en vitamina B y fuente de minerales como fósforo, potasio y yodo, especialmente indicado para activar la glándula tiroides y regular ciertas hormonas.

Granada
Considerada como una fruta medicinal, la granada es un potente antioxidante, perfecta para prevenir la aparición de enfermedades y proteger el organismo frente al cambio de estación. Dos son las sustancias que le confieren este poder. Por una parte, los potentes antioxidantes presentes, sobre todo, en su corteza y, por otra, el ácido linoleico de sus semillas.

La granada está especialmente indicada para las personas con hipertensión, ya que está científicamente demostrado que reduce la presión arterial. En este sentido, su consumo resulta muy positivo para luchar contra cualquier tipo de inflamación, gracias a los antioxidantes de su corteza.

Numerosos estudios han constatado la eficacia de la granada para combatir enfermedades. Las propiedades de sus semillas coadyuvan a rebajar los niveles del denominado colesterol malo (LDL) y los triglicéridos en sangre.

Higos
Esta fruta dulce y sabrosa sorprende, ya que no contiene tanto azúcar como se podría imaginar a tenor de su sabor. De hecho, tiene el mismo aporte calórico que una manzana y puede comerse al horno o fresco, dando juego a numerosas y sanas dietas otoñales.

Por otra parte, su porcentaje de proteínas y grasas es mínimo, basando la mayor parte de su composición en hidratos de carbono, tales como fructosa, glucosa y sacarosa. Los higos también aportan mucha fibra y minerales como el magnesio y el calcio, muy adecuado este último para prevenir la osteoporosis.

En definitiva, los alimentos de otoño como la granada, la calabaza, los higos o las setas atesoran abundantes propiedades para defender el organismo frente a los estragos del cambio de estación. Hay menos luz y menos calor, lo que a muchas personas les provoca un descenso de defensas y, por tanto, una mayor probabilidad de enfermar, física o psicológicamente. Antes de recurrir a la química, la naturaleza nos brinda medicinas en forma de alimentos ricos, sabrosos y muy sanos.

Fuente cuidateplus.marca.com

Advertisements
  SALUD
%d bloggers like this: